TRADICIONES

 

Los Mayos

Los Mayos

 

Tradicional fiesta de primavera, también llamada de la Pascua Florida en la Sierra de Albarracín. Empezaban el 30 de Abril con la echada del mayo y su término era el 24 de Junio, San Juan, fecha en que el Mayo pone la enramada a su Maya. Relegada hoy a su ciudad  y algún otro pueblo que de forma esporádica quiere rememorar tiempos pasados. Es una manifestación cultural única en Aragón y una de las formas más arcaicas de nuestro folklore.

Celebración de claro tinte medieval y ascendencia juglar, si bien, el folklore y ritos están en relación con una larga tradición mítica que arrancaría de una concepción de vida neolítica, e incluso, paleolítica. - Carlos Hernández Salvador, señaló la existencia de estas festividades en otros países europeos, -también los podemos encontrar en La Mancha-, y las relaciona con las fiestas de Mayo celebradas en Roma y dedicadas a la diosa Maia-. La primera noticia que tenemos sobre los Mayos en la literatura culta romance, es la literatura provenzal, imprimiendo a los Mayos el sello de la poesía cortesana y el amor cortés, como hiciera con la poesía amorosa. Consistía básicamente en describir la belleza de la mujer, elogiando la anatomía de la moza con ingenua picaresca en versos simples y de sencilla rima; hexámetros y asonantes en cada estrofa, no se tiene en cuenta la regularidad en el número de sílabas, no obstante, esto no altera la uniformidad del ritmo; con música unisonal de gran agilidad rítmica y vigor expresivo; muy pegadiza, ritmo estrófico sencillo de tres por cuatro en allegro. Si bien, todos los mayos responde a una unidad etnográfica -literaria y folklórica-, adquieren una fisonomía peculiar en cada pueblo, reflejándose de manera notoria en la música y en los textos, particularmente en las estrofas dedicadas a la descripción de la maya; la estrofa final, común para casi todos los pueblos, se canta con ritmo de jota. Es común que al mayo lo acompañe un coro que repite los dos últimos versos. La bandurria, guitarra y laúd eran los instrumentos de obligado acompañamiento.

Podemos considerarla como una fiesta pagana, unos ritos mágicos encaminados a glorificar y a atraer la fecundidad, la fertilidad de plantas animales y hombres, pero, es también un canto a la Virgen que como mujer entraba a formar parte en la celebración.

El 30 de abril todos los años se cantaban Los Mayos a las mozas de Bezas de puerta en puerta.

Si bien, puntualmente a las 12 de la noche se cantaban los mayos, antes se había realizado el ritual sorteo de las mayas que según marcaban los cánones de la época hacían los mozos del pueblo. Dicho sorteo se desarrollaba de la manera siguiente: 

Reunidos los mozos se procedía a introducir todos sus nombres en una boina y en otra se metían el de todas las mozas a partir de los 13 ó 14 años, así como una papeleta con la Virgen. Se sacaba la papeleta de un mozo,  y éste procedía a sacar una papeleta de la boina de las mozas, la que sacara sería su maya para la fiesta ese año (al menos de momento).

Acabado el sorteo, se pasaba a la parte más cruda de la fiesta, la “compra/venta” o puja por las mozas; la Virgen no entraba en la puja, quedaba asignada al que le había tocado.

Los mozos ofrecían dinero por las mozas que sentían especial interés para hacerla su maya, si no le había tocado en suerte, lo que hacía ser a algunas muy valoradas en determinados años, -las que ya festeaban-,  mientras que otras, -las menos agraciadas-, eran rechazadas y pasaban su papeleta de “mano en mano” sin que nadie pujara por ellas.

La maya debía al menos bailar los tres primeros bailes con su mayo, le gustara o no el tocado en suerte. El dinero recaudado en la puja serviría para hacer la fiesta.

Posteriormente al sorteo y puja, asignadas ya las mayas, salía la rondalla a la calle para, de puerta en puerta de cada maya, cantarle Los Mayos, incluida también la Virgen en la puerta de la Iglesia, "los Mayos a lo Divino". Suponía la puesta de largo para muchas chicas que eran mayas por primera vez; un momento esperado con mucha ilusión. Algo similar les ocurría a los chicos a los que se les denominaba “pombo”, bella palabreja local que significaba novato.

El primer domingo de Mayo, la rondalla hacía el mismo recorrido para recoger de la mano de la maya la docena de huevos con que obsequiaba a su mayo, éste le cantaba una jota, casi siempre alusiva a la mujer; si no quería o no sabía cantar, otro mozo lo hacía en su nombre, teniendo entonces que pagar una sanción denominada “libra” y cuyo valor había sido fijado con anterioridad. La docena de huevos servía para hacer la comida a la que no asistían las mozas, únicamente lo hicieron en los últimos años de la fiesta.

Tras la comida de huevos revueltos y carne de cordero copiosamente regada con vino, se hacía el baile.

La fiesta moriría en Bezas en la década de los sesenta, no obstante aquí nos han quedado estos mayos que nos pueden transportar con nostalgia a tiempos pasados.

 

 

 Letra

 Variaciones

 
A.- B.-
 

 

Estamos a treinta
del abril cumplido
alégrate dama
que mayo ha venido.

 

 

Si ha venido Mayo
bienvenido sea
que en viniendo Mayo
las flores se alegran.
 

 

Ha venido mayo Ya ha venido mayo
por esas cañadas
floreciendo trigos
granando cebadas.
 

 

Vengo a dibujarte
de pies a cabeza
pero no me atrevo
si no es con licencia.
 

 

Cuando no responde Como no responde
la preciosa dama
es señal que tengo es prueba que tengo es prueba que tengo
la licencia dada.
 

 

Esa es tu cabeza
tan rechiquitita
y dentro de ella que con ella piensas que dentro de ella
otra más bonita. cosas muy bonitas. hay otra más bonita.
 

 

Ese es tu cabello Tu mata de pelo Tu mata de pelo
del oro más fino
que quita los rayos le quita al sol le quita sus rayos
al sol cristalino. los rayos cristalinos. al sol cristalino.
 

 

Esa es tu frente Tu frente espaciosa Tu frente espaciosa
fue campo de guerra
donde el Rey de España
plantó su bandera.
 

 

Esas son tus cejas Esas tus cejas
también arqueadas
son arcos del cielo
y el cielo es tu cara.
 

 

Esos son tus ojos Y son tus ojos
luceros del alba
que cuando los abres
la noche se aclara.
 

 

Esa es tu nariz Tu nariz aguda Tu nariz aguda
como fiel espada
que a los corazones
sin sentir traspasa. sin sentir los pasa. sin sentir los pasa.
 

 

Esos tus oídos Esos tus oídos
son dos perlas de oro son dos perlas de oro
que con ellos oyes que con ellos oyes
lo que todos dicen. lo que dicen todos.
 

 

Esas tus orejas
con sus dos pendientes  con tus pendientes
que adornan tu cara parecen campanas
y toda tu frente. que llaman la gente
 

 

Esa es tu boca Esa es tu boquita Esa es tu boquita
tu lengua encarnada
tu caja de dientes
que adornan tu cara. que adorna tu cara. que adornan tu cara.
 

 

Esos tus labios Esos son tus labios
de fiel y brama de la fiel y brama
que cuando los abres que cuando los abres
hechizas el alma. hechizan el alma.
 

 

Esa tu garganta Esa es tu garganta
tan clara y tan bella tan clara y bella
que el agua que bebes
se clarea en ella. se aclara en ella.
 

 

Qué es eso que llevas Qué es eso que llevas
bajo la barbilla bajo la barbilla
es el sepulcro ése es el sepulcro
para el alma mía. para el alma mía.
 

 

Que es eso que llevas
rodeado al cuello rodado al cuello
son las gargantillas
y la cruz de acero.
 

 

Esos son tus hombros
son dos escaleras
pa subir al cielo
y bajar por ellas.
 

 

Esos son tus brazos
de la mar son remos
por que ellos guían en el mar que guían que con ellos guías
a los marineros.
 

 

Esas son tus manos
tan maravillosas
por que lo que tocan que todo lo que hacen que to lo que catan
se convierte en rosas.
 

 

Esos son tus dedos
cargados de anillos
para mis prisiones
cadenas y brillos.
 

 

Esos son tus pechos
son dos fuentes de agua
donde yo bebiera donde yo bebiese
si tu me dejaras.
 

 

Tu cintura un junco Tu cintura junco
criado en el río
todos van a verlo
cuando está florido.
 

 

Ya vamos entrando Ya vamos llegando Ya vamos llegando
en partes ocultas
donde yo no puedo
hacerte preguntas. dar ciertas preguntas. dar ciertas preguntas.
 

 

Qué es eso que llevas
bajo el delantal
es un pajarucho
que no puede volar.
 

 

Esas son tus piernas
tan bien accionadas
por arriba gordas
y abajo delgadas. pa abajo delgadas.
 

 

Esas tus rodillas Tus dos rodillas Tus dos rodillas
con sus dos bolillas con sus bolillas con tus dos bolillas
cuando vas andando que cuando andas
parece que brillan.
 

 

Esos son tus pies
como oro macizo del oro macizo
donde se sostiene
todo el artificio. todo tu edificio.
 

 

Zapatito blanco
media colorada
la dama pequeña la dama es pequeña
pero bien portada.
 

 

Ya te hemos pintado Ya he dibujado Ya te he dibujado
todas tus facciones todas las facciones
ahora falta el mayo sólo falta el Mayo sólo falta el Mayo
que te las adorne.
 

 

El mayo me ha dicho
que vendrá mañana
a darte la nueva
de mayo florido. de Mayo y su entrada.
 

 

 

La dama querrá saber
el Mayo que le ha caído
mañana te lo dirán
le nombre y el apellido (bis)
la dama querrá saber.

   

       Recopilado por Tadeo Hernández.  Bezas, 24 Abril de 1942. José Ramos y Julián Marco los han recopilado con la variante primera.

       La última variante es la recogida del libro: Los Mayos de la Sierra de Albarracín, bajo el prólogo y dirección de Mª Carmen Romeo. Recopilación realizada mediante encuesta directa en el pueblo de Bezas a Gregorio Hernández. 1976-77.

       La estrofa final mantiene la incógnita del Mayo que le ha tocado hasta el día siguiente. Se cantaba a ritmo de jota.

       En Bezas se cantaba también una versión de los Mayos profanos "a lo divino", dedicados a la Virgen; estos eran idénticos a los de las mozas pero la introducción a los mismos se hacía con las siguientes dos estrofas:

 

Santo, Sacrosanto
Virgen del Altar
danos la licencia
para principiar.

 

 

 

Santo, Sacrosanto
Virgen del Rosario
danos la licencia
para echarte el Mayo.

 

Algunas de las jotas particulares que hemos podido rescatar, dirigidas siempre a mozas concretas.

 

 Marcos para Brígida.

Juan Tarín para Francisca.

 

Ya te puedes perfumar

con brillantina y colonia

que este año tienes por mayo

al hijo de tu tía Juana.

Toda la vida hortelano

trabajando en la huerta

y no he podido encontrar

una lechuga como ésta.

          

 

 Manuel Soriano a Josefa. 

 

Delgadita de cintura

como el junco marinero

ni eres alta ni eres baja

que eres como yo te quiero.

           

 

José Ramos Sánchez a Josefa. 

 

 En tus brillantes quisiera

 mi corazón transformar

 y ponérsela en el manto

 a la Virgen del Pilar.

Allá va la despedida

como bien te la mereces

que hasta la hierba que pisas

si está seca reverdece.

  

 

Juan Muñoz para Antonina.

Respuesta de Antonina.  

 

Me diste una calabaza

me la comí con pan tierno,

más vale una calabaza

que una mujer sin gobierno.

Si todas las calabazas

te las hubieras comido,

ya estarías de cabeza

en una corte metido.

 

 

 

Otros Mayos cantados: 

 

Tengo un altar en el pecho

una imagen y una luz,

es la luz la de tus ojos

y la imagen eres tu.